Ruta navideña por Nueva York

Será porque crecimos mirando Mi Pobre Angelito, será porque la imagen de Navidad se la compramos al hemisferio norte e incluye árboles nevados y Papá Noeles abrigados hasta el cuello; sin importar en qué creamos ni lo que signifique la festividad para nosotros, quién no ha fantaseado con vivir unas navidades como en las películas, del otro lado del Ecuador, en el Norte. Y si tuviésemos que elegir una sóla ciudad donde vivirla, seguramente la mayoría de nosotros pensaremos en la misma urbe (¿herencia de Hollywood también?): Nueva York.

Ya te contamos en un post por qué amamos tanto Nueva York y se convirtió en nuestra ciudad favorita, y aunque ya habíamos estado dos veces allá (en 2014 y en 2016) sentíamos que la ciudad que encontraríamos en diciembre sería muy distinta a la que ya conocíamos. Razones para empezar a planificar la vuelta, sobraban. Primero, ya le habíamos hecho una promesa a la ciudad: Conocerla en cada estación del año (lo contábamos en este post), así que volver a principios de diciembre implicaba llegar en otoño y, con suerte, antes de la primera nevada de la temporada.  Pero había algo más. Atrás de la idea de viajar a Nueva York en diciembre había una promesa de árboles de navidad gigantes, tazas de chocolate caliente por la tarde, mercados navideños, villancicos y barrios residenciales iluminados sólo por luces de colores; en definitiva, estaba la promesa de ver cómo una ciudad de transformaba, se disfrazaba, exclusivamente para recibir la Navidad.

Nada más que hablar. Allá por julio sacamos los pasajes, reservamos habitaciones por Airbnb y cinco meses más tarde estábamos subiéndonos a un avión que nos transportaría de los 30° de Buenos Aires a los tan esperados bajo cero en los que estaba sumergido Nueva York, a punto de entrar al invierno. ¿Encontramos finalmente lo que buscábamos? Yo diría que lo encontramos… elevado a la octava potencia y desde el minuto cero que pisamos la ciudad ¡Hasta la fila de migraciones del aeropuerto estaba decorada con muérdagos y moños rojos! Tenemos que confesar que Mi Pobre Angelito no nos mintió ni por un segundo: Nueva York en Navidad es así y mucho más. Hay árboles de navidad que desafían los rascacielos, barrios donde los vecinos compiten por ser la casa más iluminada de la cuadra y cada parque se convierte en hogar de un mercado navideño diferente.

En definitiva, si estás planeando viajar a Nueva York por estas fechas tenés que saber que vas a encontrar una ciudad diferente, hay lugares imperdibles que no los vas a encontrar en otro momento del año y otros que van a estar tan cambiados que van a ser difíciles de reconocer. Para todos ustedes, pequeños ayudantes de Santa que quieren vivir una navidad de película, armamos este post con los imperdibles para visitar en Nueva York en diciembre. La ruta navideña está empezando, los renos ya están preparados para despegar, remontamos vuelo… ¡Hola Nueva York, Ho Ho Ho!

Rockefeller Center

Vamos a arrancar por el plato fuerte. Si ya estuviste en el Rockefeller Center en otro momento del año no hay forma de que no te sorprendas: Está totalmente cambiado y casi que no lo vas a reconocer. Y si es tu primera vez en la ciudad, queremos que sepas que vas a arrancar con la vara muy alta.

La foto estrella de cualquier diciembre en Nueva York…

Uno de los íconos de la navidad en Nueva York es el árbol gigante que se arma cada año en el Rockefeller Center. Si bien se enciende tradicionalmente el miércoles siguiente al día de Acción de Gracias con un mega-evento, la preparación arranca mucho antes con la elección del árbol -como requisito tiene que ser un Picea abis de más de 50 años de edad y con una altura mínima de 20 metros-, el traslado a la ciudad de Nueva York y la decoración con más de 40.000 luces de colores y la estrella de Belén en la punta. A partir de su inauguración triunfal, continúa iluminándose todos los días hasta medianoche, excepto el 24 de diciembre que permanece encendido toda la noche. Lo encontrás hasta la primera semana de enero… ¿Y después? Se dona a la fundación Habitat for Humanity, quienes usan la madera del árbol para construir y reparar casas.

Además del árbol protagonista, terminan de completar la escena los ángeles con sus trompetas, la música de fondo y los miembros del Ejército de Salvación con sus campanitas tintineantes recolectando fondos. Un cliché en todas sus formas y nuestro primer imperdible para visitar en esta ruta navideña.

La pista de patinaje del Rockefeller Center, “The Rink”,se habilita mucho antes del encendido del árbol, desde principios del otoño. Es una de las más lindas de Manhattan… y se imaginarán que patinar bajo esas vistas no sale nada barato: Cada sesión de 90 minutos cuesta de 25 a 32 USD, dependiendo de la fecha (más 12 USD si necesitás alquilar los patines)

Bryant Park

Sin dudas, el Rockefeller Center es uno de esos puntos de Nueva York que seguramente visites independientemente de la época del año. Con el Bryant Park no pasa lo mismo: Quizás en otros meses pasa desapercibido como un parque más a la sombra del gigante Central Park. De hecho, en nuestro primer viaje a Nueva York pasamos caminando por una de las cuadras laterales de noche y no le dedicamos ni una foto. Pero todo eso cambia en diciembre, donde el Bryant Park sale disparado para posicionarse en el podio de los imperdibles. La combinación que ofrece es perfecta y encaja con cualquier imaginario navideño: Un árbol de navidad -no tan grande como el del Rockefeller Center, pero no por eso pasa desapercibido-, una pista de patinaje sobre hielo -que encima es gratuita- y uno de los mercados navideños más grandes. Y los tres en un mismo parque, convirtiéndolo en una fórmula infalible y el segundo imperdible en nuestra ruta navideña.

El árbol de Navidad del Bryant Park también se enciende a principios de diciembre. La ceremonia se conoce como “Winter Village Tree Lighting”
La pista de patinaje sobre hielo del Bryant Park es aún más grande que la del Rockefeller Center y además, es la única gratuita de Manhattan! (Sólo pagas 20 USD por el alquiler de los patines)

Los escaparates navideños de las grandes tiendas

Las grandes tiendas también se visten de Navidad: Mega-decorados navideños acompañados de música de fondo convierten la entrada de cada una en una invitación… al consumo. Pero aun si su objetivo en la ciudad está totalmente alejado de eso, como en nuestro caso, visitar las grandes tiendas también es parte del encanto navideño bajo el que cae hechizada Nueva York. Jamás caminamos con una bolsa de Macy’s en la mano, pero pasamos por la entrada más de una vez y no dejamos de impresionarnos. Nuestros escaparates navideños preferidos fueron:

  • Saks Fifth Avenue (49th St. y 5th Ave) Indiscutiblemente, el mejor. Cada pocos minutos la fachada se llena de luces y proyecciones, acompañados de música, dignos de cualquier castillo de Disneyland. El mejor lugar para verlo es desde el Rockefeller Center, justo enfrente.
  • Lord and Taylor (38th St y 5th Ave)
  • Macy’s (Herald Square – 34th-35th St y Broadway)
La tienda Saks de la 5th Ave. vista desde el Rockefeller Center. Este año (2017) la temática principal fue Blancanieves.
Escenas navideñas en las paredes de Macy’s…

Radio City Music Hall

Muy cerca del Rockefeller Center se encuentra el Radio City Music Hall, que también se prepara para la ocasión: De hecho, las bolas rojas gigantes son un clásico que seguramente ya hayas visto en muchas películas y series. Además, sólo durante esta época del año, las rockettes presentan el emblemático espectáculo Christmas Spectacular. Fue nuestra gran deuda pendiente del viaje, teníamos muy buenas recomendaciones pero ya habíamos decidido ir a ver dos musicales en Broadway y no nos daba el presupuesto para agregar una tercera entrada. Para este año hay funciones hasta el 1 de enero inclusive.

El Radio City también quería tener su arbol navideño…
¿Las reconocen?

El barrio Dyker Heights en Brooklyn

¿Alguna vez vieron la película Un vecino con pocas luces? ¿La de los vecinos que competían por tener la casa con más luces navideñas del barrio? Si pensamos que eso sólo era posible en la ficción, visitar el barrio Dyker Heights nos mostró que estábamos totalmente equivocados. Este barrio queda en las afueras de Brooklyn, a casi una hora en metro de Manhattan; y lo que seguramente sea, durante el resto del año, un barrio residencial tranquilo y sin turistas, durante diciembre se convierte en una fiesta de luces y animatronics navideños, haciendo realidad el cliché hollywoodense. Toda esta locura empezó en 1986 cuando Lucy Spata decidió llenar su casa de luces y motivos navideños… y año tras año, el resto de los vecinos del barrio se empezaron a sumar. Hoy en día, la casa de Lucy sigue siendo una de las más visitadas y con mayor despliegue… aunque sus vecinos no se quedan nada atrás.

La casa de Lucy en Dyker Heights… ¡Una fiesta de luces todos los días!
Muchas casas no están decoradas por los mismos vecinos sino por empresas que se dedican exclusivamente a eso…
Algunos vecinos prefieren los muñecos a las luces de colores…
…mientras que otros optaron por decorados mucho más simétricos y organizados…
Mientras que la mayoría de las casas están decoradas (algunas más, otras menos), encontramos algunas que prefirieron mantenerse al margen del ambiente navideño y no colgaron ni un adorno en la puerta 🙁

Desde Manhattan salen tours organizados para visitar este barrio, pero no creemos que sea necesario pagar por un tour cuando te puede costar… sólo un viaje en metro ida y vuelta. Nosotros nos tomamos la línea R hasta la estación 86th Street; desde ahí, previo café en Starbucks para combatir el frío, llegamos caminando en alrededor de 15 minutos. Las mejores casas están en el área comprendida entre las calles 83 y 86 y las avenidas 11 y 13.

Si bien no hay una fecha exacta, ya que depende de cada vecino, la mayoría de las casas comienzan a encenderse durante el fin de semana de Acción de Gracias hasta los primeros días de enero. Otro dato para tener en cuenta es que muchas casas empiezan a apagar sus luces hacia las 9 de la noche, así que recomendamos ir temprano. Nosotros llegamos cerca de las 6 de la tarde y el barrio ya estaba en todo su esplendor… recuerden que en esta época del año anochece muy temprano, antes de las 5.

Seguramente la casa de Lucy no te va a pasar desapercibida, ya que sin dudas es una de las mejores, pero por las dudas te dejamos la dirección: 1152 84th St. Y justo enfrente (¿acaso haciéndole competencia?) encontramos otra de nuestras casas favoritas… con un Papa Noel gigante y hasta carruseles en movimiento!

Te dejamos un dato más: Una vez que termines de recorrer el barrio, seguramente estés cansado y con ganas de comerte todo. De camino a la estación de metro, en la 86th y la 7th Ave hay un Nathan’s, donde hacen los mejores panchos (hot-dogs) que probamos en nuestras vidas, aunque las papas tampoco se quedan atrás. De nada 🙂

Si, lo de “Papa Noel gigante” iba en serio…

Mercados navideños

Al ritmo de los villancicos, en cada parque y rincón de la ciudad aparecen estos mercados dispuestos a ofrecerte de todo… desde detalles navideños para decorar tu casa, hasta todos los regalos posibles que imagines: Ropa, joyas, rompecabezas, cuadros, y la lista continúa. Para nosotros, sólo por una cuestión de ambiente, el primer puesto indiscutible es para el mercado del Bryant Park, rodeado del famoso árbol y la pista de patinaje sobre hielo. También visitamos los mercados de Union Square y el de Columbus Circle, en la esquina suroeste del Central Park. Y por último, aunque en rigor de verdad no es un mercado navideño sino un mercado durante todo el año, el Chelsea Market también se viste para la ocasión y no podemos dejar de recomendarlo porque es uno de nuestros lugares favoritos de Nueva York para visitar sin importar el mes.

De compras escuchando Jingle Bells de fondo…
Mi gran compra en el mercado navideño de Union Square: Un rompecabezas de 1.000 piezas de Nueva York!

Y por si te quedaste con ganas de más…

  • Hotel Plaza (59th Street y 5th Ave) Levanten la mano todos los que pasaron más de un domingo viendo las aventuras de Kevin en Nueva York en Mi Pobre Angelito. A todos ellos les contamos que, aunque su presupuesto esté muuuuy alejado para hospedarse en un hotel del porte del Plaza, se puede acceder libremente al lobby y disfrutar de sus decorados navideños… que incluye un árbol de navidad como en la película.
  • New York Public Library (5th Ave entre la 40 y la 42, en el Bryant Park) Aunque vale la pena visitarla en cualquier época del año, durante diciembre le agrega un toque especial el árbol de navidad y los decorados del hall de entrada. El acceso es gratuito y está abierta todos los días.
El árbol de Navidad en el lobby del Hotel Plaza. Fuimos Kevin McAllister por una noche!
El árbol de navidad y las velas de Hanukkah conviven pacificamente en la Librería Pública de Nueva York

¿Viajaste a Nueva York para las fiestas? ¿Se te ocurre otro imperdible para agregar a la ruta navideña? ¡Compartilo en los comentarios!

Seguí leyendo por acá...

Dejá tu comentario