4 días en Bélgica: Itinerario por Bruselas, Brujas y Gante

DIA 1 y 2: Bruselas

“La Grand Place es el teatro más bello del mundo” Jean Cocteau

Bruselas tiene algo que nos cautivó desde el primer momento. Inclusive teniendo en cuenta que nuestro primer momento con la ciudad fue con un bus dejándonos en medio de la North Station a las 5 am; y sin tener idea como llegar al hotel a esa hora. Pero en cuanto volvimos a escuchar el francés como trasfondo constante, y vimos a nuestro alrededor callecitas adoquinadas, todavía iluminadas por los faroles (y un poco de Luna), de alguna forma supimos que todo iba a andar bien. Fue amaneciendo mientras caminamos hacia el hotel, bordeando uno de los pocos canales que quedan en la ciudad.

En Bruselas nos hospedamos en el Meininger Hotel Brussels City Center. En este viaje por Europa, fue la única ciudad en la que nos alojamos en habitación privada: Nos sentíamos en un hotel de lujo! (Aunque habíamos pagado €30 la noche, jeje) Más allá de nuestra percepción muy subjetiva, fue una gran elección: Cercanía a la Grand Place, grandes habitaciones y muy cómodas, cocina compartida amplia y súper equipada. Todos los recepcionistas hablaban inglés y nos tiraron muchos tips para movernos por la ciudad. Ofrecen desayuno, pero se paga aparte.

La Grand Place de noche
La Grand Place de noche

La Grand Place era uno de los lugares que más ganas teníamos de conocer. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una de las plazas más famosas de Europa. Es una amplia explanada adoquinada, con grandes edificios góticos a su alrededor: entre ellos, las “casas” históricas de distintos gremios (panaderos, mantequeros, barqueros y hasta… cerveceros!). Si viajan en agosto, en un año par, la van a poder ver en su máximo esplendor, con una alfombra de cientos de miles de flores en su centro. Nosotros la conocimos en pleno invierno europeo y con lluvia, y aún así nos impactó (la lluvia y el reflejo en los adoquines también tiene su encanto…)

Pero Bruselas es mucho más que la Grand Place… en estos dos días por la ciudad nos fuimos enamorando de distintos rincones… Seguimos caminando?

…Conocimos al Manneken Pis (mucho más chiquitín de lo que imaginábamos) al natural… y disfrazado!

bruselas-maneken1
El primer día lo encontramos disfrazado…

bruselas-maneken3

¿Nos trasladamos por un rato a Berlín? No! Seguimos en Bruselas! El Parque del Cincuentenario, muy parecido a la Puerta de Brandeburgo, fue uno de nuestros lugares preferidos en la ciudad…

bruselas10
Llegando al Parque del Cincuentenario…

…y, por un momento, también volvimos a París cuando llegamos a Notre Dame du Sablon

bruselas7
Notre Dame du Sablon

Bruselas nos fue cautivando a cada paso, y mientras caminábamos hacia cualquier lugar, nos dimos cuenta que lo mejor estaba ahí mismo, entre las calles…

bruselas3
Caminando cerca de la Grand Place…
bruselas-maneken2
Graffitis por toda la ciudad!

…y nos seguimos enamorando de la ciudad cuando la vimos desde arriba, desde el Mont des Arts.

bruselas4
Bruselas desde el Mont des Arts
bruselas5
Un poco más alto…

El segundo día nos alejamos de la Grand Place, nos tomamos el metro y conocimos el Atomium… que confieso que nos terminó desilusionando un poco: Era mucho más pequeño de lo que imaginábamos! Perdón Bruselas!

bruselas8
El Atomium, símbolo por excelencia de Bruselas! La banderita de Bélgica flameando en la punta…

Además de enamorarnos por los ojos, en Bélgica nos mantuvimos muy bien alimentados: Conocimos el mítico “Delirium Café”, el bar con más variedades de cervezas del mundo (lo cual le valió un premio Guinness, con más de 200 variedades) y entendimos por qué dicen que la cerveza Delirium Tremens es la mejor del mundo. Comimos los mejores chocolates que probamos hasta ahora en la vida. Y sea la hora que sea, nuestras fieles compañeras de caminata fueron las papas fritas al estilo belga…

bruselas1
Chocolates, chocolates y más chocolates! En todas las formas que uno pueda imaginar…

 

Papas fritas al estilo belga, únicas!

DIA 3: Brujas 

Todo el que pisó alguna vez Brujas volvió enamorado, es un hecho. Todas las personas que conocíamos, todas las guías de viaje que leíamos, coincidían en que Brujas es una de las ciudades más lindas de Europa, con sus canales y callecitas sacadas de un cuento de hadas. Aún así, muchas veces termina siendo un destino para ser visitado “en el día”, desde alguna otra gran ciudad cercana, como París, Ámsterdam o incluso Bruselas. Nosotros decidimos pasar 2 noches en Brujas, y aprovechar uno de los días para visitar Gante. Y fue una de las decisiones más acertadas.

En Brujas nos alojamos en el hostel St. Christopher’s Inn at the Bauhaus. Elegimos una habitación compartida para 10 personas por €15 la noche, cada uno. Camas individuales “con cortinita y velador propio” muy al estilo St. Christopher’s, que dan privacidad y hacen que la experiencia de estar en una habitación compartida sea mucho más confortable. El hostel es del estilo arquitectónico clásico de Brujas, con un bar típico con muy buenas cervezas. Desayuno muy completo (fiambres y Nutella incluido!)

Desde el momento en que nos bajamos del tren y emprendimos el viaje hacia el hostel, empezamos a entender a todas esas personas que volvían enamoradas de la ciudad…

Camino al hostel, en las afueras de la ciudad...
Camino al hostel, en las afueras de la ciudad…

brujas

Colores de la Grote Markt, en el centro histórico de Brujas
Colores de la Grote Markt, en el centro histórico de Brujas

…Cada minuto que pasaba, cada calle que caminábamos, cada canal que cruzábamos, nosotros también fuimos cayendo en el encanto…

brujas-4

brujas-5

brujas-7

Pero llegamos al punto máximo de amor hacia una ciudad cuando empezó a anochecer, y lentamente las calles se fueron vaciando, y parecía que la ciudad quedaba sólo para nosotros…

brujas-noche2

 

brujas-noche
La Grote Markt se ilumina…

Como nuestra primer noche en Brujas fue un sábado, nos sorprendió encontrarnos con un “festival” en plena Grote Markt. Un grupo de músicos belgas con un toque de comediantes, subidos en una calesita; y acompañados por pequeñas fogatas para aguantar el frío; retrataron una imagen indescriptible de una de las mejores noches del viaje.

brujas-calesita

Día 4: Gante, y un poquito más de Brujas…

El segundo día, nos levantamos bien temprano para tomarnos un tren rumbo a Gante. Sólo media hora nos separaba de esta ciudad universitaria; una ciudad que, si bien en principio parece ser del estilo de Brujas cuando nos hablan de más canales y calles de ensueño, la realidad es que a los pocos minutos de empezar a caminarla es fácil encontrarnos con su toque especial y distintivo…

Torre del Reloj, en el centro histórico de Gante
Torre del Reloj, en el centro histórico de Gante

Y a pesar de que nos tocó un día gris, la caminamos de punta a punta… (Aunque parecía que los locales prefieren otro medio de transporte…)

Bicicletas y más bicicletas en la Estación de Tren de Gante...
Bicicletas y más bicicletas en la Estación de Tren de Gante…

Sobredosis de canales y adoquines (mentira, nunca nos podríamos cansar)

gante-2

gante-3

gante-1

…Y en el medio de tanta caminata nos encontramos con sorpresas: Como un castillo en plena ciudad, el Castillo de Gravensteen (también conocido como Castillo de los Condes de Flandes)

 

gante-castillo

Nosotros no lo hicimos, pero se puede entrar al Castillo: La entrada general sale €10, pero hay descuentos para menores de 25 años!
Nosotros no lo hicimos, pero se puede entrar al Castillo: La entrada general sale €10, pero hay descuentos para menores de 25 años!

A la vuelta, aprovechamos para seguir caminando por Brujas. Aunque el día anterior sentimos que habíamos recorrido muchísimo; seguíamos encontrando rincones sin explorar, esquinas de ensueño y canales por doquier. Y entre chocolaterías, fue la última noche cuando probé los que fueron, hasta ahora, una de las delicias gastronómicas de mi vida: Los Macarrones. No tienen absolutamente nada que ver con los que, por lo menos, conocemos acá en Argentina. De otro nivel. Los pralinés le siguieron muy de cerca, pero como los Macarrones de vainilla belga, no hay ni habrá…

brujas-6

Un secreto: Acá fue donde probé esos Macarrones de Vainilla!
Un secreto: Acá fue donde probé esos Macarrones de Vainilla: La Belgique Gourmande!

Al quinto día de haber pisado Bélgica, partimos hacia nuestro último destino en este viaje: Holanda. Con mucha nostalgia, nos negamos a tomarnos un bus hasta la estación de tren de Brujas, y caminamos alrededor de una hora desde el hostel. Fue una forma de despedirnos y de tratar de absorber su esencia hasta el último instante. Todavía hoy, casi dos años después, cerramos los ojos y sentimos el sabor del chocolate belga, debatimos si realmente la Delirium Tremens tenía un poco de sabor a bacon o fue nuestra imaginación, nos transportamos a esa tarde en el parque del Cincuentenario o a la primer noche en Brujas; pero, por sobre todo, agradecemos haber seguido nuestro instinto y, por alguna razón, haber estado esos días en esa parte del mapa…

Si querés seguir planificando tu viaje por Bélgica, te recomendamos que sigas leyendo por acá!

Cómo viajar por Bélgica en tren: Pases Go Pass/Rail Pass

Seguí leyendo por acá...

Un comentario en “4 días en Bélgica: Itinerario por Bruselas, Brujas y Gante

  1. Guillermina

    Gracias por la info! Voy a ir en febrero a Bélgica. Saludos!

Dejá tu comentario