En el corazón de Escocia: 3 días en Edimburgo

J. K. Rowling dijo alguna vez que es imposible vivir en Edimburgo sin sentir sus herencias literarias por doquier; de hecho, la ciudad fue declarada Primera Ciudad de la Literatura del mundo por la UNESCO. Entre sus calles nacieron personajes que marcaron generaciones: Harry Potter, Dr. Jekyll y Mr. Hyde, Sherlock Holmes, Dorian Gray, entre muchos, muchos otros. Una ciudad que inspiró la imaginación de cientos de autores no puede ser una ciudad cualquiera. No puede ser nada parecido a lo que ya hayamos visto antes.

Edimburgo es una de las capitales más visitadas de Europa y las razones están a simple vista: Es una de esas ciudades que parecen detenidas en el tiempo, que todavía guardan recuerdos medievales en cada rincón, castillos, murallas y callejones.

En este post te comparto mi experiencia recorriendo Edimburgo, cómo llegar, dónde alojarse y más recomendaciones de primera mano. Además, si venís medio acotado de tiempos para recorrer Escocia, te cuento cómo visitar las Highlands en un día!

Edimburgo vista desde el Castillo

Itinerario para 2 días en Edimburgo

DÍA 1

El centro de Edimburgo se divide en dos partes: La Ciudad Vieja (Old Town) y la Ciudad Nueva. Todo lo que clásicamente relacionamos con ese Edimburgo medieval y de cuentos, está en la Ciudad Vieja. Al igual que en muchas otras ciudades, lo primero que hice cuando puse un pie en Edimburgo fue sumarme a uno de los Free Walking Tours de SANDEMANs, que recorre específicamente la Ciudad Vieja. La historia en sí de Escocia es apasionante (encima, este viaje me agarró en plena adicción con la serie Outlander…) y escucharla de primera mano con el Castillo de Edimburgo de fondo le suma muchos puntos extra. Para recorrer la Ciudad Nueva también hay un tour (cuesta 12 libras), pero yo esta parte preferí hacerla por mi cuenta.

La Royal Mile, en la Ciudad Vieja

La “columna vertebral” de la Ciudad Vieja es la Royal Mile, una calle que parece detenida en el tiempo, cortada por los famosos close, callejones secretos resabios del Edimburgo de antaño. Muchos de ellos actualmente son propiedad privada y te pueden conducir hacia patios o jardines internos, por lo que uno sólo puede echar un vistazo. Uno de los más famosos es el Mary King’s Close, callejón comercial del siglo XVII, hoy en día subterráneo! Vale aclarar que la entrada a este último cuesta 15 libras (yo no entré, así que no les puedo recomendar si vale la pena o no)

Además de los close, también pueden toparse en distintos puntos de la Ciudad Vieja con los restos de lo que fue la muralla que protegía al Edimburgo del pasado. Si quieren leer un poco más sobre la historia del Edimburgo del siglo XIII y el por qué de la necesidad de las murallas, les recomiendo que se den una vuelta por este enlace. Además, hay mapas y explicaciones claras acerca de cómo llegar a los restos de muralla que quedan hoy en día en pie.

Otro imperdible de la Old Town: Cuentan que la calle Victoria sirvió de inspiración a J. K. Rowling para crear el famoso callejón Diagon. Si sos fan de Harry Potter, hay distintos walking tours que recorren la ciudad desde los ojos del mago más famoso. A mi no me alcanzó el tiempo para hacer uno de esos, pero si pasé por The Elephant House, la cafeteria donde nació esta mágica historia….
“Greyfriars Bobby” fue perro más fiel de Edimburgo. Cuando su dueño falleció de tuberculosis en 1858, el perro no se movió de la tumba de su dueño por… 14 años! Los ciudadanos de Edimburgo lo inmortalizaron en esta estatua al sur del puente George IV…

La otra gran visita en mi primer día en Edimburgo fue su Castillo. SANDEMANs ofrece el tour guiado por el castillo, y en mi caso, como me había quedado tan enganchada con la historia de la ciudad, preferí recorrerlo con ellos. Dentro del Castillo se encuentra uno de los elementos más emblemáticos de la historia escocesa: La piedra del destino. Eran mis primeras horas en Escocia y ya había escuchado hablar de ella más veces que de whisky, hasta el punto que parecía que la razón de este viaje era poder mirar a la famosa piedra cara a cara. Todo esto se lo tengo que agradecer a Yolanda, la guía de SANDEMANs que me tocó tanto a la mañana como a la tarde para recorrer el castillo, y su forma única de transmitir su pasión por la historia del país. Yo no les voy a adelantar nada más de la piedra, hay que ir y verla con sus propios ojos!

El Castillo de Edimburgo está abierto todos los días de 9:30 hasta las 17/18  (dependiendo de la época del año) La entrada cuesta 18.50 libras (17 si la compran con anticipación por la web) e incluye audioguía. Los tours guiados con SANDEMANs incluyen la entrada al Castillo y cuestan 29 libras; salen todos los días a las 10 y a las 14.

Puntualidad británica: Todos los días, a la una del mediodía, se escucha el disparo de uno de los cañones del Castillo. Originalmente, la función era que los marineros y la gente del pueblo pudiera sincronizar sus relojes…
El Castillo de Edimburgo está construido en lo alto de un impresionante volcán extinto de 700 millones años de edad…
A diferencia de los palacios (cuya utilidad es meramente residencial), los castillos tienen un fuerte caracter defensivo… y en ese sentido, el Castillo de Edimburgo ocupa un lugar estratégico: Está protegido por acantilados y solo es accesible por una sola calle, la Royal Mile…

Y cuando pensamos que Edimburgo no puede ser más épico, con su castillo imponente sobre una roca volcánica en uno de los extremos de la Royal Mile; exactamente en el extremo opuesto encontramos un palacio de la realeza: El Palacio de Holyroodhouse, con las ruinas de la que fue su abadía. Está abierto todos los días desde las 9:30 hasta las 16:30/18 (dependiendo de la época del año) y la entrada cuesta 12 libras. Como actualmente funciona como residencia real, chequeen siempre en la página oficial si va a estar abierto para las fechas de su viaje. En mi caso, como partes del Palacio iban a estar cerradas para esa fecha y prioricé entrar al Castillo de Edimburgo, decidí no entrar a Holyroodhouse y sólo lo vi desde afuera en mi camino hacia Arthur’s Seat el segundo día.

La primer noche en Edimburgo la terminé en unos de los mejores bares a los que fui en Reino Unido, lo cual es mucho decir: Stramash. Llegué casi de casualidad por recomendación de otros argentinos que conocí en el hostel, y me gusto taaaaanto pero tanto que volví la siguiente noche. Todos los días hay diferentes bandas en vivo, que van desde música tradicional escocesa, hasta clásicos de los 80-90’s, y mucho indie y brit! Pueden chequear en su página de Facebook, a ver qué toca cada día. La entrada es gratuita, la comida es muy rica (hamburguesas desde 10 libras) y muchas cervezas para elegir, el precio promedio por pinta es de 5 libras. 101% recomendado!

DÍA 2

La mañana del segundo día arrancó visitando el barrio de Stockbridge y el Dean Village. Aunque un poco más alejado del resto de los atractivos de la Ciudad Nueva y Vieja, se puede llegar fácilmente a pie (además de que el trayecto es precioso, como todo lo que caminamos por Edimburgo!)

Después llegó el turno de empezar con la primera cuesta arriba del día: Subir a Calton Hill. En esta colina, situada al final de Princes Street (la calle principal de la Ciudad Nueva) se encuentran muchos monumentos que le valieron a Edimburgo el nombre de “La Atenas del Norte”, además de regalarnos vistas fabulosas de la ciudad.

Dean Village: Por momentos, este rincón de Edimburgo me recordó mucho a Brujas…
Calton Hill: Monumento al filósofo escocés Dugald Stewart (derecha) e increíbles vistas de la ciudad…
¿Ahora entienden el por qué de la “Atenas del Norte”? Aunque sólo tiene 12 columnas (nunca fue terminado por falta de fondos), el Monumento Nacional tiene muchas similitudes con el Partenón de Atenas…

Y Calton Hill fue sólo el comienzo, porque después llegó el turno de la verdadera cuesta arriba y uno de mis favoritos indiscutibles en Edimburgo: Arthur’s Seat, el pico principal de un grupo de colinas que se encuentran al final de la Royal Mile, formando parte del Holyrood Park. Ubicado a 250 metros de altura, ofrece una de las mejores vistas de la ciudad, además de regalarnos un paisaje muy similar al que encontramos en las Highlands (las Tierras Altas, en el centro de Escocia) Hay diferentes caminos señalizados, algunos en mejor estado que otros, que conducen hasta la cima; lo más común y práctico es empezar desde el estacionamiento cercano al Palacio de Holyrood.

Aunque depende mucho de cada uno y del camino que tome, probablemente le dediques unas 2 horas entre subir y bajar; acordate de llevar zapatillas cómodas y algo de abrigo, porque el viento puede correr muuuuuy fuerte arriba…
En la cima del Arthur’s Seat

Bonus Track: Las Highlands de Escocia

Dos días es un buen número para recorrer los puntos más importantes de Edimburgo. Si contás con un día extra en la ciudad, una muy buena opción es aprovechar para salir de los límites de la capital y adentrarse en las famosas Tierras Altas de Escocia, más conocidas como las Highlands y hogar del famoso Lago Ness. Como les había contado antes, llegué a Escocia en pleno momento de adicción con la serie Outlander, así que no dude en destinar mi último día a conocer las tierras de Red Jamie y sentirme una auténtica Sassenach por un día.

Hay 2 cosas que tenés que tener en cuenta si tu idea es adentrarte en las Highlands: La primera es que lo ideal y más recomendado es destinarle varios días (muchos eligen hacer base hospedándose en Inverness, capital de las Tierras Altas); lo segundo, el mejor medio de transporte para recorrerlas es el auto. Sin embargo, si disponés de sólo un día extra y ningún auto (el cual era mi caso), todavía hay algunas opciones, pero todas llevan la palabra Tour. 

Las Highlands se ubican en el norte de Escocia y son uno de los símbolos del país. Su paisaje inigualable fue protagonista de cientos de batallas entre clanes…
Ese “pasto” tan característico (y esponjoso!) de las Highlands se llama Turba. En algunas zonas de Escocia se utiliza en el proceso de elaboración del whisky, lo que le da un aroma único…
Entre los siglos XV y XVI, las Highlands se separan “linguísticamente” del resto del país, hablando el gaélico escocés como primera lengua. Al día de hoy, el inglés de los habitantes de las Tierras Altas todavía tiene una fuerte influencia del gaélico…

Aunque no me gustan los tours organizados, y menos los que recorren muchos lugares en poco tiempo, la verdad es que era la única forme que encontré para poder conocer un pedacito de las Highlands en el poco tiempo que contaba… De todas maneras, ya se imaginarán que en el mismo instante en que las pisé, prometí que iba a volver.

Hay varios tours saliendo de Edimburgo que recorren parte de las Highlands y el Lago Ness, pero sólo uno que lo hace en español: Highlands Experience. Mi experiencia fue fantástica y por eso lo voy a seguir recomendado una y otra vez. Yo tomé el tour “Lago Ness, Castillo de Urquhart y panorámica de Inverness”, salen todos los días desde la Royal Mile de Edimburgo bien tempranito, y regresan alrededor de las 8 de la noche. Son muuuuchas horas de ruta, en las que el conductor-guía aprovecha para relatarnos la historia de Escocia de punta a punta (por eso es clave hacerlo en tu idioma nativo!), mientras paramos en distintos puntos emblemáticos de las Highlands, como el Valle de Glencoe y Fort William. El tour cuesta 49 libras por persona y hay que reservarlo con anticipación desde la página web. Además, hay otra opciones organizadas para 2 y hasta 3 días!

El Castillo de Urquhart esta situado a orillas del Lago Ness y es una de las paradas de este tour…
Fort William es uno de los pueblos de las Highlands, clave en la primera temporada de Outlander =P Acá llegamos hacia el mediodía…
El pueblo victoriano de Pitlochry, volviendo hacia Edimburgo…

Cómo llegar a Edimburgo: Bus, tren o avión

  1. Bus: Es la opción más económica, por lejos. Podés llegar en bus desde prácticamente cualquier ciudad de Inglaterra o Escocia con las empresas Megabus y National Express. El viaje desde Londres dura entre 9 y 10 horas y el precio promedio por trayecto es de 25 a 30 libras (aunque si los compran con bastante anticipación pueden conseguir mejores precios) Eso sí, aunque es considerablemente más barato que el tren y el avión, no esperen buses de lujo (gracias si reclinan unos pocos centímetros)
  2. Tren: Si ya tenés definidas las fechas, la clave en todo Reino Unido es reservar los viajes en tren con anticipación, ya que los precios varían considerablemente para la mayoría de los trayectos. Por ejemplo, viajar el próximo fin de semana a Edimburgo desde Londres nos costaría 150 libras, mientras que hacerlo dentro de 2 meses… exactamente la mitad. Por todo lo demás, el tren es una de las opciones más cómodas y prácticas para llegar a Edimburgo: El viaje desde Londres tarda un poco más de 4 horas, también hay opciones para viajar de noche en camarote! Si hubiese contado con un poco más de presupuesto, sin dudas hubiera elegido esta opción (de hecho, arriba del Megabus en la mitad de la noche creanme que me estaba arrepintiendo por haberme querido ahorrar esas pocas libras! jaja) Los pasajes de tren los pueden comprar a través de TrainLine o VirginTrains.
  3. Avión: Si pensás llegar a Edimburgo desde fuera del Reino Unido, seguramente esta sea tu opción. E incluso dentro de UK, podés encontrar tarifas muy low-cost que quizás hagan que valga la pena por sobre el tren (aunque tené en cuenta los tiempos y costos de viajes desde y hacia los aeropuertos) Si tu primer pie en Edimburgo va a ser en su aeropuerto, te dejo este enlace con todas las formas para llegar al centro de la ciudad.

¿Dónde hospedarse?

La Old Town es la zona más céntrica y pintoresca de Edimburgo, además de que pueden llegar a casi cualquiera de los puntos principales de la ciudad a pie.

Yo me hospedé en el hostel Castle Rock y fue uno de los mejores en los que me alojé: Muchas zonas comunes y muy versátiles entre si, haciendo que las disfruten tanto los que prefieren relajarse leyendo un libro como los que quieren algo más de fiesta. La cama en habitación compartida me costó 11 libras por noche. El desayuno no está incluido pero cuesta 1.50 libras, lo cual es muuuuuy económico para los precios de UK; además tenés café y té para consumir durante cualquier momento del día.

Espero que este post te haya servido para organizar tu viaje a Edimburgo! Cualquier duda que tengas, podés dejarla en los comentarios o a través del formulario de contacto.

Si también pensás visitar Inglaterra, seguramente te sirva este post, y este

A Edimburgo espero volver a verla muy pronto 🙂 Y con ustedes nos vemos en el próximo post!

Seguí leyendo por acá...

Dejá tu comentario