10 Razones para amar Nueva York

“And if I can make it there, I’m gonna make it anywhere… It’s up to you, New York, New York!” Frank Sinatra

El primer avión que nos tomamos en nuestra vida fue con destino a Nueva York. Fue la ciudad que activó nuestra alma viajera, la que nos mostró todo lo que podía haber más allá de las fronteras de nuestro país y nosotros nos estábamos perdiendo. Después de ese viaje, nada fue lo mismo: No dejamos de imaginar cómo sería la vida en cada uno de los lugares del planisferio. Nueva York es nuestra ciudad preferida, y si hoy este blog existe, probablemente se lo debamos a ella. Viajamos en Febrero 2014, Abril 2016 y Diciembre 2017, y estamos seguros de que lo seguiremos haciendo muchas veces más! Pero, ¿Por qué seguir volviendo de vez en cuando a una ciudad con todos los lugares que nos faltan por conocer del mundo? Bueno, en este post te contamos por qué amamos tanto Nueva York.

1. La Gastronomía

¿La mejor hamburguesa? Está en Nueva York. ¿La mejor pizza? Está en Nueva York. ¿Los mejores Hot-dogs? Están en Nueva York. ¿El mejor Cheesecake? Está también en… Nueva York. Y así podríamos seguir y seguir enumerando. La oferta gastronómica que hay en Nueva York es increíble y para todos los gustos. Nunca probamos una hamburguesa como la de ShakeShack, ni unos hot-dogs como los de Nathan’s. Nueva York está lleno de lugares increíbles para comer, y sería una misión imposible conocerlos y probarlos todos… Pero seguimos intentándolo.

Nuestra hamburguesería favorita de Nueva York… y del mundo!

Algunos de nuestros lugares favoritos, que fuimos conociendo en los diferentes viajes:

  • Aunque nació en Nueva York, hoy en día es una mega-cadena con locales por todo el mundo. Estamos hablando de ShakeShack. No sabemos cómo lo hacen, pero nunca probamos todavía una hamburguesa mejor. Es simple, es clásica, es infalible. Las papas y las malteadas tampoco se quedan atrás. Una comida estándar ronda los 10 USD.
  • Nueva York es conocida por sus porciones de pizza bastante más grandes a lo que estamos acostumbrados. Aunque hay pizzerias por doquier, algunas tan baratas que ofrecen porciones por 1 USD, nuestras favoritas son: Joe’s Pizza, muy famosa y con razón; y otra más pequeña y menos conocida pero que se puede convertir en un gran almuerzo si estás recorriendo el Financial District, Justino’s Pizza.
  • Los mejores hot-dogs claramente no los vas a encontrar en un carrito en el Central Park. La respuesta es Nathan’s. Tienen un local gigante en Coney Island que jamás pudimos ver en todo su esplendor, pero nos contaron que en verano explota. Además cada año hacen la famosa competencia, desafiándote a comer la mayor cantidad de hot-dogs en el menor tiempo.
  • Si estás buscando el mejor Cheesecake de la ciudad, es muy difícil que encuentres uno que supere a los de Magnolia Bakery.
  • Los mejores Shakes están en Black Tap… y todos los saben, locales y extranjeros. Si vas alrededor de las 7 PM, seguramente vas a tener que esperar para conseguir una mesa. Los crazy shakes son literalmente una cosa de locos! Cada uno es casi una obra de arte y los desafiamos a tomarse uno entero ustedes solos. Los clásicos salen 8 USD y los crazy, 15 USD; aunque son bastante caros, damos fe que se pueden compartir entre dos personas tranquilamente. También venden hamburguesas, cervezas y más.
  • Uno de nuestros favoritos indiscutibles: Luke’s Lobster. Tienen varios locales en Manhattan pero todos cumplen con el objetivo de hacerte sentir por un ratito que no estás en una de las ciudades más grandes del mundo, sino en un pequeño puerto cerca del mar. Las comidas incluyen distintas variedades de mariscos en todas sus formas, desde sándwiches y rolls… hasta sopas! Todo lo que probamos es una delicia. Es un gran lugar si querés comer algo bueno y no gastar una fortuna.
New York Style pizza!

2. Broadway

Broadway es una de las avenidas más importantes de Nueva York… y del mundo. Cortando Manhattan de Sur a Norte con un recorrido serpenteante que contrasta enseguida en el mapa (es la única calle oblicua de la ciudad), es famosa por la oferta teatral que ofrece. Día a día se presentan las mejores obras y musicales del momento, que están a un nivel muy superior del que uno pueda imaginar.

Nosotros vimos cuatro musicales en Broadway: Aladdin, Charlie y la fábrica de chocolates, Los Miserables y El Fantasma de la Ópera (El Rey León ya la habíamos visto en el West End de Londres) La puesta en escena, la calidad de los actores, todo es de otro nivel. Y si, les prometemos que al final van a salir con una sonrisa sabiendo que valió la pena cada dolar gastado. Porque si, hay que desembolsar unos cuantos: Dependiendo del musical, para verlo desde una ubicación más o menos decente, hay que estar preparado para gastar alrededor de 100 USD por entrada. En el caso de los musicales de más concurrencia (como Aladdin o El Rey León) lo mejor es reservar la entrada con anticipación desde la web; en cambio, para Charlie… sacamos la entrada ese mismo día en el TKTS de Times Square.

3. La Diversidad Cultural

La diversidad cultural es una de las primeras cosas que vas a notar cuando llegues a la ciudad. Nueva York fue la puerta de entrada para los inmigrantes que llegaban a Estados Unidos a través de Ellis Island a principios del siglo XX, y aún hoy conserva esta herencia. La Gran Manzana continúa recibiendo ciudadanos de todo el mundo que se mezclan en una sola ciudad, para darle a Nueva York una identidad propia. De hecho, el 40% de los ciudadanos habla un idioma distinto del inglés al llegar a su casa y 1/3 nacieron fuera de los Estados Unidos.

Nueva York tiene uno de los Chinatown más grandes de Occidente. Decenas de cuadras donde por momentos sentíamos que habíamos vuelto a China!

4. De todo para hacer, y para todos los gustos

Nueva York es para todos. No importa cómo seas, no importa lo que vayas a buscar: En Nueva York seguro lo encontrás, y es por eso que nunca te va a alcanzar el tiempo… ¡Hay tanto para hacer!

Si te gustán los museos, Nueva York es tu lugar: Podés pasarte días visitando algunos de los mejores del mundo: El Museo de Historia Natural, el Met, el MoMA… y hasta un Museo del Sexo!

Si llegaste porque te apasiona recorrer grandes ciudades, te podemos asegurar que es una delicia caminar por Nueva York, nunca te podés cansar: Rascacielos, barrios residenciales de película y parques donde perderse y olvidarse por un rato de la gran metrópolis. Nosotros amamos las ciudades, y aunque muchas estuvieron cerca, todavía no hay como caminar por Nueva York.

Y si te gusta la playa, también hay lugar para vos: A menos de una hora en metro, podés transportarte desde Times Square a Coney Island: Poné un tema de los Beach Boys. Lo estás escuchando? Bueno, eso es para nosotros Coney Island: Parece haberse quedado congelada en los 70’s, con ambiente playero y lejos del ruido y el caos de Manhattan.

Y para los que les gusta la moda y las compras, en Nueva York podés encontrar desde las marcas más exclusivas en la 5ta. Ave, hasta los famosos outlets de Nueva Jersey (que mucha más información no podemos dar porque nunca fuimos; pero si vas en plan de volver con la valija llena, no dejes de averiguar).

Si te gusta aprovechar al máximo los viajes y recorrer mucho en poco tiempo: Muy cerca de Nueva York tenés Filadelfia, Washington y Boston para entretenerte. Pero si sos más de los que les gusta quedarse varios días en un lugar, Nueva York nunca te va a decepcionar: La primera vez que fuimos estuvimos 10 días y todavía sentíamos que nos quedaban miles de cosas por hacer.

Y nunca está de más volver a repetirlo: Si te gusta el teatro y las comedias musicales, podés pasar todas tus noches (y tardes también!) en Broadway viendo las mejores del mundo.

En definitiva, no importa quién seas ni qué vengas a buscar, amamos también Nueva York porque siempre hay algo para hacer, para todos los gustos!

5. Central Park

El Central Park desde el Top of the Rock

El Central Park merece un capítulo aparte. Es uno de los parques urbanos más grandes del mundo, y es casi un mundo propio. ¡Hay todo lo que te puedas imaginar! Podés estar días enteros recorriéndolo y aun así, probablemente no terminés de verlo todo. El famoso Zoológico de la película Madagascar, pistas de patinaje sobre hielo, jardines de todos los tipos, lagunas y puentes, lugares con magia propia como la zona de Alicia en el País de las Maravillas… y hasta un castillo! Con tanto para ver, también es muy fácil perderse.

Lo mejor es arrancar desde el principio con un mapa en mano! El día que intentamos cruzar el parque de Oeste a Este para llegar al Met, en plena nevada, terminamos absolutamente perdidos, sin saber para donde seguir! En todo el parque podés encontrar “guardaparques” que te pueden facilitar uno y explicar cómo llegar a tu punto de interés.

Uno de los puntos más visitados del parque: Strawberry Fields. Está ubicado en Central Park West y 72nd Street
Primavera en el Central Park
Invierno en el Central Park

6. Una ciudad diferente en cada época del año

La primera vez que llegamos a Nueva York fue en Invierno: Nieve, nieve y más nieve: Sufrimos varias caídas por culpa del hielo que se formaba en el piso, aprovechamos para conocer muchos de los mejores museos del mundo refugiándonos del frío y hasta hicimos un muñeco de nieve en el Central Park –y nos perdimos ahí también, en medio de una tormenta-. La segunda vez, caímos en Primavera y sentimos que estábamos aterrizando en una ciudad totalmente diferente: Descubrimos parques llenos de vida (el Central Park no parecía el mismo que habíamos conocido hacía dos años y el Washington Square Park estaba lleno de universitarios tocando la guitarra); y hasta terminamos en la playa, en una Coney Island salida de un sueño ochentoso. Ese día surgió uno de nuestros tantos sueños viajeros: Conocer Nueva York en cada estación del año. ¡Sólo nos falta en verano!

Casi de casualidad: Tomamos exactamente la misma foto en el Central Park. Arriba, en la primavera de 2016; abajo el invierno de 2014.

7. La Arquitectura

Caminar por Nueva York es como ir andando dentro de un cuadro. Muchas de las obras arquitectónicas que encontramos en la ciudad son de las más famosas del mundo: Edificios icónicos como el Empire State, el Chrysler, el Flatiron, el Rockefeller Center y –el más nuevo- One World Trade Center; el Puente de Brooklyn, la Estatua de la Libertad, o Grand Central Terminal –una de las estaciones de trenes más famosas del mundo-; son algunos ejemplos que le fueron dando identidad a la ciudad y moldeando su imagen ante el mundo.

Las vistas de Manhattan desde el Brooklyn Bridge Park
La Estatua de la Libertad
El One World Trade Center se funde entre las nubes…

Pero lejos de los sitios famosos, también encontramos una arquitectura muy particular en los barrios, que seguramente haga que reconozcamos una típica calle neoyorquina en una foto o en una película, por más que nunca hayamos estado ahí. Y eso nos lleva al siguiente punto que más amamos de Nueva York… ¡Los barrios!

8. Los Barrios

Perderse por los barrios de Nueva York es un plan en sí mismo. Podés ir a Liberty Island, podés cruzar el Puente de Brooklyn, podés alquilar una bicicleta en el Central Park; pero te podemos asegurar que cuando caminas por los barrios te sentís realmente en sintonía con todo lo que es Nueva York y lo que uno imagina de ella. Amamos también Nueva York porque podés pasar días caminando la ciudad y siempre van a quedar rincones interesantes por descubrir, aun en lo más cotidiano.

Chelsea
En el Greenwich Village está el edificio que se hizo famosísimo gracias a la serie Friends. Está ubicado en la esquina de Bedford St. y Grove St.
Williamsburg, el barrio hipster de Brooklyn

9. Lo fácil que es manejarse por la ciudad

Nueva York es, para nosotros, una de las ciudades más fáciles para ubicarse y manejarse de forma independiente. Con las Avenidas cortando la ciudad en vertical, y las Street horizontales numeradas desde Sur a Norte (y con el prefijo East/West), el mapa de Nueva York es muy fácil de entender y es imposible perderte.

Y usar el metro también es un placer! Si bien es uno de los más extensos del mundo, ya desde el Aeropuerto (con las conexiones entre el Metro y el AirTrain) te vas a dar cuenta de que es muy intuitivo y fácil de usar. No necesitás pasar muchos días en la ciudad para empezar a sentir que te manejas dentro de ella como una persona que lleva varios meses viviendo allá… Nosotros tenemos un record propio: Nueva York fue la única ciudad donde nunca jamás nos perdimos usando el metro!

10. Haberla vivido, antes de haber ido

Una de las tantas peliculas de Woody Allen que nos mostro NY
Manhattan: Nueva York desde los ojos de Woody Allen

Nueva York puede jactarse de este punto, como pocas ciudades en el planeta: La empezamos a conocer desde mucho, mucho tiempo antes de haber llegado. Empezamos a vivirla en cada capítulo de Friends, en cada película de Woody Allen, en el encuentro de Tom Hanks y Meg Ryan en Sintonía de Amor, respiramos el aire del Upper East Side con Gossip Girl, vivimos Año Nuevo y la cuenta regresiva en Times Square con la bola gigante en cientos de películas, inmortalizamos en una nuestra mente la imagen de King Kong subido al Empire State, palpitamos la ciudad con las aventuras de Carrie Bradshaw en Sex and the City, nos sentimos parte de ella en cada capítulo de How I Met Your Mother, y hasta vivimos una navidad en Nueva York con Mi Pobre Angelito.

homealone2

Cualquiera de nosotros vio infinidad de veces fotos de la Estatua de la Libertad, nos imaginamos cruzando el Puente de Brooklyn o escuchamos el tema 14th Street y nos transportamos por 5 minutos hacia las calles neoyorquinas (si no lo escucharon, pónganle play ya!). Y todo eso, mucho antes de haber aterrizado en la ciudad.

friends

Todo eso hace que poco a poco se vaya instalando en nuestra mente una idea, un imaginario de todo lo que es y representa Nueva York. Pero cuando llegues, cuando realmente te enfrentes cara a cara con la ciudad, cuando empieces a caminarla y sentirla, te vas a dar cuenta de que Nueva York es mucho, mucho más que todo lo que fue armando tu mente acerca de ella a lo largo de los años.

Y como quien por fin se reencuentra con un gran amor, vos también vas a tener ganas de gritar a los cuatro vientos “I Love NY!”

Seguí leyendo por acá...

Dejá tu comentario